BCI 601 - Implante de conducción ósea

El BCI 601 es la parte implantada del sistema BONEBRIDGE, que consiste en:

  • una bobina interna
  • un imán para mantener sujeto el procesador de audio SAMBA sobre el implante
  • un demodulador para convertir la señal desde el procesador de audio SAMBA
  • un Transductor de masa flotante de conducción ósea (BC-FMT) para generar vibraciones en los huesos del cráneo

bobina

imán

demodulador

BC-FMT

BCI Bone Conduction Implant

BCI 601 - Implante de conducción ósea

El BCI 601 es la parte implantada del sistema BONEBRIDGE, que consiste en:

  • una bobina interna
  • un imán para mantener sujeto el procesador de audio SAMBA sobre el implante
  • un demodulador para convertir la señal desde el procesador de audio SAMBA
  • un Transductor de masa flotante de conducción ósea (BC-FMT) para generar vibraciones en los huesos del cráneo

¿Por qué puedo oír con el BCI 601?

La percepción auditiva trabaja de dos formas. Normalmente, las ondas sonoras alcanzan por el aire la membrana timpánica a través del canal auditivo y hacen que vibre. La cadena osicular transmite estas vibraciones al oído interno y la cóclea. En las personas sin pérdida auditiva, la mayoría de la información sonora es procesada de este modo, lo que se conoce como conducción aérea.

Sin embargo, los huesos del cráneo también transmiten las ondas sonoras directamente a la cóclea. BONEBRIDGE aprovecha este fenómeno, que se conoce como conducción ósea. El BCI 601 se ancla directamente al hueso bajo la piel y hacen vibrar los huesos del cráneo. Con BONEBRIDGE, las señales sonoras naturales son amplificadas y más cantidad de información acústica puede alcanzar la cóclea.

Implantación

La cirugía de BONEBRIDGE dura aproximadamente una hora. Durante este tiempo, el BCI 601 se implanta debajo de la piel por detrás del oído. La cirugía se realiza bajo anestesia general o local. Después de dos a cuatro semanas, cuando las suturas han cicatrizado, el implante puede activarse mediante la colocación del procesador de audio SAMBA. Dado que el implante descansa completamente bajo la piel, éste no es visible desde fuera y las tasas de complicación son muy bajas.

Si usted tiene alguna pregunta sobre la implantación, contacte con su cirujano o su clínica de ORL.

© 2017 MED-EL