La Historia de Sophie

Se dice que todo lo que un adulto necesita saber se aprende en la guardería.

Compartir todo. Decir "lo siento" cuando se hiere a alguien. Jugar limpio. Limpiar tu propio desorden. Colocar las cosas en el lugar donde estaban. Lavarse las manos antes de comer. Tirar de la cadena.
 
 

En la guardería para niños con problemas de audición de Viena, hay muchas lecciones nuevas que aprender, especialmente para los más mayores. Muchos de los niños que asisten a esta escuela, como la pequeña Sophie, de cinco años de edad, pueden oír sólo con la ayuda de un implante coclear (IC).

“Recuerdo nuestra primera visita”, cuenta Susanne, la madre de Sophie. “Una profesora llamó a los niños (con IC) y todos se dieron vuelta. Sentí un gran alivio.”

Susanne recuerda su desesperación para obtener “respuesta a sus miles de preguntas”. En el hospital, los cirujanos le recomendaron que Sophie recibiera un implante coclear. Para sus padres, esta era la primera vez que oían hablar de un IC.

“Tenía muchas dudas”, cuenta Susanne. “No pensé que fuera a funcionar tan bien”
.
Sophie nació sin fluido en sus oídos internos. Jamás había escuchado un sonido antes de la implantación coclear. A Sophie le diagnosticaron su problema a una edad temprana, durante una prueba de audición rutinaria, pero, según sus padres, los resultados de estas pruebas fueron poco concluyentes.

© 2017 MED-EL