La Historia de Raquel

Raquel es una niña testaruda.

Su hermano seguramente diría que es incluso terca. Su padre prefiere definirla como una niña segura de sí misma. Para sus profesores, es una persona con confianza en sí misma. Sean cuales sean las palabras que se empleen para describirla, es una personita pragmática a sus cinco años.
 

Imagínese la siguiente situación:
Dos mesas de futbolín en el centro de la sala de juegos de la escuela. En la mesa para los niños más pequeños falta la bola. Raquel no pestañea, simplemente se dirige hacia el otro futbolín donde están jugando los niños más mayores, espera a que uno de los equipos meta un gol, y recoge la pequeña bola blanca.

Ve un problema, resuelve un problema.

Los profesores afirman que es algo clásico en Raquel. No tenía ninguna mala intención al quitarles la pequeña bola blanca a los niños más mayores. Raquel simplemente se dio cuenta de que necesitaba una bola para poder jugar con sus amigos, así que fue y cogió una.

“Es una persona muy excéntrica”, dice su hermano mayor, Michael, quien, curiosamente, utiliza un adjetivo muy contundente para describir a su hermana pequeña. “Sabe cómo salirse con la suya, pero creo que a veces eso es bueno. Ella nunca está triste. Nunca va a la escuela con una actitud triste, y siempre se siente muy segura de sí misma.”

Quizás su secreto sea que tiene una dosis extra de confianza en sí misma
para lograr sus objetivos.

© 2017 MED-EL