Friedrich

Gracias a VIBRANT SOUNDBRIDGE,
puedo volver a describir a mis nietos el sonido de
los pájaros al cantar.

En 1998, me pusieron por primera vez audífonos en ambos oídos. Sin embargo, incluso después del periodo de adaptación, me sentía completamente decepcionado con ellos. Después de cuatro meses, me los quité y nunca más volví a usarlos.

Oí hablar por primera vez de Vibrant Soundbridge leyendo un artículo en el periódico.

En seguida me pareció obvio que la estimulación mecánica directa en el sistema auditivo natural detrás del tímpano debía ser la mejor solución técnica. El sistema auditivo natural permanece intacto; esto significa que el conducto auditivo permanece completamente abierto.

Después de la cirugía, sentí molestias durante las primeras 24 horas debido a los vendajes. Después, no sentí dolor alguno. Las primeras seis semanas posteriores a la operación fueron terribles. En marzo de 2006 recibí el implante en el otro oído. Después de la primera cirugía, mi capacidad de comprensión del habla había mejorado mucho, pero desde que recibí mi segundo Soundbridge poseo una audición direccional perfecta. A veces me sobresalto al escuchar un sonido intenso; por ejemplo, me quito el Soundbridge para cocinar si los platos hacen mucho ruido. Además, uso mis Soundbridge durante todo el día y normalmente ni siquiera me percato de que los llevo. A diferencia de las gafas, la mayor parte del tiempo me olvido de que llevo puestos los Soundbridge.

(Prof. Friedrich Pieper, Ulm, Deutschland, http://www.f-pieper.de, mail@f-pieper.de)
 

© 2017 MED-EL